jueves, 23 de octubre de 2014

CUANDO LOS PROCEDIMIENTOS SE VISTEN DE TRAJE

Por
Jesús Parra
Profesor Universitario
PFG. Comunicación Social - UBV - Eje Cacique Mara


En la época del Imperio Romano resultaba dificultoso y hasta un tanto confuso, entender lo referente a su organización, legislación y procedimientos. Habían formas de poder categorizar la participación de los ciudadanos para el servicio militar, cuyos criterios y lógica, quedaban a merced de intereses y objetivos propios de la época.
En este sentido, quienes ostentaban realizar carrera política y acceder a una magistratura del Estado, asumían el servicio militar como paso previo para garantizar su status quo. Por supuesto, no todos los ciudadanos podían aspirar a tal distinción, lo que significaba, que una gran parte de la población, irrestrictamente tenían que cumplirlo.
Lo interesante del asunto, entre ejército, tropas, legiones y hombres armados, era la posición que la moral debiese tomar, como forma elevada y de gran fervor patriótico. Muy a pesar de que lo habitual, entre los pueblos y civilizaciones para la época, era constituir un ejército formado por mercenarios profesionales sin importar su origen. Por otra parte, debe resaltarse, tanto para un caso como para el otro, que no existía discriminación por color de piel y religión.
Lo curioso, en estos tiempos, y más propiamente, en el escenario venezolano, queda representado por la dificultad y la duda que persiste aún en dicha materia, a pesar de los esfuerzos realizados en la reconstrucción de la visión de las Fuerzas Armadas Nacionales, incluso, con la designación: Bolivariana, simbolizando así los ideales de Bolívar.
Esta duda se hace compleja, muy particularmente, para un ciudadano común, cuando le corresponde cumplir con su deber, ante las autoridades competentes, y específicamente, ante un componente de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas, como es la Guardia Nacional, donde se suscribe, a petición de la parte interesada, para que efectúen una revisión vehicular en uno de sus tantos procedimientos, según la exigencia de los dispositivos de seguridad que han sido activados por órdenes concretas del Estado para garantizar la seguridad integral ciudadana.
El procedimiento como tal, no se cuestiona. Lo que no resulta claro es el objetivo puntual del cometido; es decir, se evidencia, por la forma del procedimiento, que se sujetan al cumplimiento de su deber por el mero formalismo y por la imperiosa necesidad de los reportes que deben emitir como constancia de lo ejecutado; y así, sin más allá ni más acá, poder arrojar estadísticas que simulen la efectividad y eficiencia de tales procedimientos.  
Y, como si no fuera poco, bajo engaño, se efectúa el traslado del vehículo hasta la Comandancia respectiva, con el propósito de continuar las pesquisas en la comprobación de lo detectado, y como por arte de magia, no se continúa en la indagación y se termina, estando sentado al lado de quien transcribe, un no sé qué, que luego se esclarece cuando el escribiente solicita al agraviado su cédula de identidad para elaborar finalmente la Constancia de Retención del vehículo. Al llegar ese momento, el discurso, un tanto recio, se va degradando, hasta llegar a una forma de expresión reducida, muy bien manejada, y con tono característico: RETÍRESE.
Es difícil imaginar, y en esa forma entender, si los procedimientos deben efectuarse, en función de la conjura, que en tiempos del Imperio Romano se proclamaron. Ante lo cual, se pregunta: ¿Qué criterios y qué lógica caracterizan estos procedimientos?, ¿Los ciudadanos comunes deben aceptarlos?, ¿Cómo equilibrar la balanza de cara al uniformado?, ¿Un título profesional hace la distinción? Estas y otras tantas inquietudes, saltan a la arena campal, política y social, donde se debaten las ideas, porque el compromiso del Estado y sus instituciones debe ser recíproco con los del ciudadano.
La justicia y su forma de ejercerla, en tiempos difíciles, parte de la formación académica, política, social y cultural. En este sentido, se debe seguir profundizando, como se ha venido haciendo, en el proceso revolucionario bolivariano, con la prédica de las tres R; según lo profesara el Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías: Revisión, Rectificación y  Reimpulso, y así justificar que la política se ejerza en igualdad de condiciones, porque debe estar sustanciado en la vocación de servicio, permitiendo de esa forma el ejercicio pleno de la libertad, donde se respete la autonomía y la integridad moral al semejante.
Sigamos pregonando el crecimiento de esta nueva cultura política, y que la misma se transforme en la guía que oriente la calidad de los procederes, donde se evidencien con claridad los propósitos reales, y se siga construyendo una patria con libertad, sin el temor y la duda, sobre aquellos procedimientos que se visten de traje.


miércoles, 22 de octubre de 2014

AVANCE SOMOS UBV No 21



Honores al Comandante Eterno Hugo Chávez a 19 meses de su siembra, y homenaje al diputado Robert Serra, vilmente asesinado por el paramilitarismo y la ultraderecha.

martes, 21 de octubre de 2014

Fototeca del Diplomado de Fotografía de la Universidad Bolivariana de Venezuela Maracaibo



Antecedentes históricos

El Diplomado de Fotografía que se imparte en la sede de Maracaibo de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) inicio sus labores en abril del 2009, desempeñando actividades ininterrumpidamente hasta el día de hoy. Esta constituido por tres módulos que son los siguientes: El primero, que estudia la historia de esta disciplina gráfica; el segundo, que se ocupa de los aspecto técnicos referentes al manejo de la cámara, los equipos de iluminación y los programas de edición; y el tercero, que está dedicado a la composición y la estética. Desarrollándose cada modulo a lo largo de diez clase de seis horas académicas cada una, que se dictan los días sábados, abarcando todo el diplomado un lapso de alrededor de un año.
Con respecto al modulo de historia, que es de donde provienen las fotografías que estamos mostrando, este comprende dos unidades: Por un lado, se le proporciona a los estudiantes una visión de la historia mundial de la fotografía, con énfasis en Latinoamérica y Venezuela. Y por otra parte, se les facilita una metodología de investigación que les permite realizar una búsqueda ordenada del patrimonio fotográfico del país, concluyendo el modulo con la catalogación de una colección o álbum familiar público o privado poco o nada conocido.
Hasta el momento en que escribimos este informe, noviembre de 2013, se han catalogado algo más de 5000 fotografía, de las cuales un grupo menor proviene del siglo XIX y una mayoría fue tomada durante la primera mitad del XX, siendo de autoría anónima más o menos el 60 por cierto de ellas. Con relación al origen geográfico de las imágenes, la gran mayoría son zulianas con amplio predominio de maracaibera, pero también tenemos de otras regiones del país con abundancia de gráficas realizadas en Caracas; así mismo, nos han llegado de otros países latinoamericanos, de Europa, e incluso tenemos un conjunto de autoría anónima realizado en África. Es importante mencionar que varias de nuestras investigaciones la hemos llevado a cabo en asociación estratégicas con la Fototeca Arturo lares Baralt, de la Gobernación del Estado Zulia, razón por la cual compartimos con ese organismo parte del material gráfico que poseemos. De la misma manera debemos decir que un importante porcentaje de nuestras imágenes provienen de las valiosas colecciones privadas maracaiberas Nagel, Fejervary y Firnhaber.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Plataforma de periodistas denuncia campaña para desvirtuar asesinato del diputado Robert Serra (+COMUNICADO)

Plataforma de periodistas denuncia campaña para desvirtuar asesinatom del diputado Robert Serra




Plataforma de periodistas de Venezuela
Por medio de un Comunicado, la plataforma de periodistas y comunicadores de Venezuela, alerta al pueblo venezolano sobre campaña de guerra psicológica impulsada por la derecha opositora violenta, con el único objetivo de desvirtuar los hechos relativos al asesinato del diputado revolucionario Robert Serra.

COMUNICADO

La Plataforma de periodistas y comunicadores de Venezuela alerta a los trabajadores de la comunicación y la información, así como la pueblo venezolano, sobre el desarrollo de una campaña de guerra psicológica, ya en marcha, impulsada por la derecha violenta y obcecada, con el único objetivo de desvirtuar los hechos relativos al asesinato del diputado revolucionario Robert Serra para confundir a la población.

Algunos de los objetivos de esta campaña, urdida en laboratorios de guerra sucia, son:
1. Presentar los asesinatos del diputado Robert Serra y su compañera de lucha, María Herrera como un hecho justificable. Utilizando declaraciones falsas las grandes corporaciones han querido presentar al joven diputado como una persona vinculada a grupos delictivos. Al mismo tiempo los medios también han banalizado las declaraciones Oficiales adjudicando la muerte al hampa común, cuando las investigaciones señalan a la violencia paramilitar como la responsable del crimen.

2. Involucrar a chavistas en las incidencias de su muerte como producto de imaginarias rivalidades internas.

3. Denunciamos a aquellos periodistas y comunicadores que continúan prestándose a la tarea de producir “información” y “rumores” en torno al brutal asesinato del joven diputado revolucionario Robert Serra, en una flagrante violación del Código de Ética y la Declaración de Principios del Colegio Nacional de Periodistas.

La Plataforma de periodistas y comunicadores de Venezuela, señala que esta campaña se inscribe dentro de los planes de guerra psicológica, adelantada por la derecha en nuestro país con el fin de minar la base moral de nuestro pueblo, debilitar sus convicciones y desestabilizar al Gobierno del Presidente Nicolás Maduro, y llama a los periodistas honrados, que somos la mayoría de Venezuela, a no hacerle el juego a este tipo de campañas y a desmentirlas en todo momento.

Al mismo tiempo se exhorta al Ministerio Público a acelerar las investigaciones para clarificar este crimen y aplicar las sanciones correspondientes.

Plataforma de Periodistas y Comunicadores

Caracas, 13 de Octubre de 2014